jueves, 8 de mayo de 2008

LA SEÑAL


Cada nueva explicación del mundo nos aleja de éste y nos lo oscurece. Mis referencias no son las suyas. Hablo en el vacío. —A. Monterroso, la letra e.

Acomodarse al mundo no es mala señal
una necesidad nos empuja del vacío a la nada
de la nada al encuentro con el mundo,
meterse en el mundo es virtud
pero es un peligro.

Fuera del mundo éramos los dueños del mundo
para serlo nos habíamos quedado dentro de nosotros.

Se manifiesta el peligro
cuando ya dentro del mundo
nos miramos desde su centro
y nos vemos solos
afuera.

Son espejos los que retienen nuestra imagen
cuando estamos dentro del mundo
y nuestra mirada no puede penetrar mas allá de sí misma.

Mi imagen es el mundo.

Fuera del mundo sé que mi imagen no es el mundo.

Dentro del mundo mi imagen es el límite del mundo.

Fuera del mundo
mi imagen se confunde con el cosmos
y mi límite es el infinito.

Sólo así
comprendo el mundo.

Tengo ansiedad por conocer el mundo
y es el mundo
que me aleja de su conocimiento
a través de mi imagen.

Estoy más cerca del conocimiento del mundo
estando más cerca del cosmos
más cerca de mí.

Rawulf (Lobo del Cambio)

4 comentarios:

Yamil Escaffi dijo...

Me gusto mucho!

felicidades!

saludos!

Dolcka dijo...

Buena vubra el blog, estaremos por aqui de cacho en cacho...

Saludos!!!

Dolcka dijo...

Buena vibra el blog, estaremos por aqui de cacho en cacho...

Saludos!!!

TONI dijo...

Muy bueno, es cierto eso de aislarse para tener una expectativa de ilimitud.